viernes, 18 de noviembre de 2011

Los crímenes de Ruanda

Dos mil entre quince, digo,
¡qué cálculo más certero!
Menos de tres -¡qué reguero!-
por cada muerto, mi amigo.
Tres días, Dios es testigo,
por cadáver. ¡Qué lección
implacable! ¡Qué emoción!
¡Qué decisiones podridas!
Ya saben los genocidas,
maten no más... ¡Qué infección!   

No hay comentarios: