martes, 26 de febrero de 2013

El cardenal y sus líos

¡Pobrecito sacristán!
Cuando llegó a monseñor,
algún pecador, caray,
de "sus cosas" se acordó.

No hay comentarios: