sábado, 24 de mayo de 2008

Colombia: congresistas involucrados con las FARC



Parece que la piedad
de Córdoba es arbitraria;
con las FARC, extraordinaria,
con otros, ambigüedad.
¿Existe sinceridad
en la noble mediadora
o es tan solo una impostora
aliada del terrorismo?
¿Hay conveniencia o altruismo?
¿Es solidaria o traidora?

2 comentarios:

NEBETANCUR dijo...

Piedad Córdoba se mueve
con la ambición del poder
buscando hacernos creer
que el secuestro la conmueve.
Quienes vemos más allá
hacemos otra lectura,
que lo que Ella bien procura
es reciclar el dolor
la angustia y la amargura
de familias con temor
moviendo fichas chavistas
Correistas y farcsianas
Les diré ¡No es colombiana!
Me niego a ser de su bando
Que la juzguen, que mañana
se conozca qué está armando.

JOSE LUIS MEJIA dijo...

Quiero creer que la gente
tiene buena voluntad
porque es dura la verdad
de una traición evidente.
Que quien sea delincuente
y traicione a sus hermanos
se extravíe en los pantanos
podridos de su inmundicia;
y que se le haga justicia
a los buenos colombianos.