martes, 5 de junio de 2018

Madres

Morirse lleno de vida
como tu madre y Victoria
—la mía—, parece gloria
y ejemplo de una partida.
Nos duele la despedida;
perderse besos y abrazos,
pero, ¡a coser los retazos
y a seguir! Jamás la muerte
será más grande o más fuerte
que este amor sin dios ni plazos.

No hay comentarios: