miércoles, 6 de junio de 2007

Uribe, Sarkozy y Betancourt


Álvaro, que es el que manda,
su liberación suscribe.
Si la FARC no lo recibe
ni ve nobleza en su gesto,
Ingrid seguirá en el cesto
secuestrada y detenida
por la lucha fratricida
que todo lo ha descompuesto.

6 comentarios:

Xica dijo...

Es una pena ver como naciones hermosas se ensucian de sangre, de dolor y pena.
Tierras verdes, prodigias y fértiles. Exuberancia, abundancia, todo enlodado por el accionar agresivo y violento de unos pocos.
La Bella Colombia...
que tristeza.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Tienes razón, una herida
se ha abierto en nuestro costado,
la violencia ha desatado
sus dolores, sin medida.
¿La esperanza va perdida
en la América Morena?
No lo creo, la condena
no puede ser para todos,
sobre traición y acomodos
siempre queda gente buena.

Xica dijo...

Confío en ello.
Tengo todas mis esperanzas depositas en que aún quedan buenos, de los que espero algún dia sea esta tierra.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Si no tuviera esperanza
la inventara patra ti,
desde siempre vive en mí
la luz que sigue y avanza.
Conserva, así, tu confianza
en las virtudes del hombre
que no te rompa ni asombre
la bajeza de unos cuantos
que somos muchos y tantos
los que sí tenemos nombre.

Xica dijo...

Creo que de alguna u otra manera todos los días inventamos esperanzas en los otros, en los ojos, en los cuerpos, en las palabras, en las miradas, los anhelos, los sueños, las risas, en los besos.
Todos los días, nos hacemos mas hermosos, mas llenos cuando alguien nos da un nombre.
O cuando esta increíble tierra nos afirma que es aquí donde pertenecemos.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Por eso la rueda gira
y la vida no se muere
porque es infinita y quiere
ser verdad, jamás mentira.
Arderá como una pira
quien traicione a sus hermanos,
y sufrirán los villanos
que siembran todo de muertes;
solo seremos más fuertes
si es que somos más humanos.