jueves, 11 de octubre de 2007

Argentina: Condenan a sacerdote católico Christian von Wernich a cadena perpetua por asesinato y genocidio



Christian von Wernich y el diablo
seguro son compañeros
de iguales estercoleros
y del mismísimo establo.
No han inventado el vocablo
para nombrar el horror
de un cura infame, traidor,
que mancillando la fe
fue ruin, genocida y fue
un sucio torturador.

Manchadas lleva las manos
con sangre de la tortura,
lleno el pecho de basura,
llena el alma de gusanos.
Tirano entre los tiranos,
animal entre las fieras,
brutal entre las panteras,
insaciable y carroñero,
vil, miserable, embustero
de manos sucias y arteras.

¿Dónde quedó la conciencia
y el amor por los demás?
¿Cuándo se alteró el compás
en su sangrienta demencia?
¿Cómo así la Omnipotencia
no detuvo su camino?
¿Cómo en el suelo argentino
pudo nacer un demonio
que es prueba y es testimonio
de un tiempo cruel y asesino?

A todos, sin excepción,
los que nos sembraron muertos,
los enviara a los puertos
sórdidos de la prisión.
Histeria, sed, ambición
miserables y canallas,
cercos, paredes, murallas
que encierran la dignidad.
Gente mala, de verdad,
traidores de mil batallas.

No hay comentarios: