domingo, 21 de octubre de 2018

Abdicante historia de amor

Filonazi, mujeriego
(sobre todo las casadas
y actrices interesadas
que le inflamaran el ego).
Dicen que el amor es ciego
pero Doris lo vio claro,
«seré reina» y el descaro
no lo perdonó la gente.
Él abdicó (felizmente)
porque la amaba (sí, claro).