jueves, 24 de mayo de 2007

El amigo de Cecilia


¡Dejen en paz a Cecilia!
¿No ven que la pobre dama
no puede estar en su cama
pues se la pasa en vigilia?
En Miami, sin familia,
frente a una piscina azul,
Luciano, un noble gandul,
leal y entusiasta amigo,
cosechó granos de trigo
que sembró Carlos Saúl.

2 comentarios:

Xica dijo...

Yo sigo creyendo, que esto es una movida de Menem, y que Cecilia, si, la pobre Cecilia, es solo presa de este viejillo mafioso.
De todas maneras, ya estaba bueno ya que alguien le diera uso y disfrute a la chica cuarentona.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

¿Será que sigue Carlitos
manipulando la prensa,
o a su edad la recompensa
son los diarios mal escritos?
En todo caso, con mitos,
con manejos o sin ellos,
tienes razón, los destellos
de Cecilia merecían
esos besos que rocían
miel y fragancia en sus cuellos.