domingo, 27 de mayo de 2007

La democracia de Chávez


La frecuencia no es de ustedes
es del pueblo soberano;
no es que yo sea un tirano,
ni que castigue sus redes.
Pero viendo estas paredes,
tan lindas con logotipos,
(y como son malos tipos,
que apoyan a los golpistas)
¡por demonios y extremistas
me quedo con sus equipos!

16 comentarios:

Xica dijo...

El abuso de algunos ya no tiene nombre. Pareciera que los años de historia no pasaran por algunas des-razonadas cabezas. Cada cierto tiempo aparece en algún lugar del mundo un " Psycho Killer" con aires de tirano que como por una maldita ley de murphy, no nos dejara evolucionar.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

El tiempo como espiral
parece que regresara,
sólo cambiando la cara
pero insistiendo en el mal.
Comunista o liberal,
militar, bruto o civil,
regresa el crimen del vil
sin importar sus colores;
fanáticos, impostores,
con el alma de mandril.

¿Será que nunca aprendemos?,
¿será que somos culpables?,
¿será que amamos los sables,
la violencia y sus extremos?
¿Será que fuimos blasfemos?
¿O será, sencillamente,
que se confunde la gente
cuando habiendo que elegir,
tiene al fin que decidir
entre un loco y un demente?

Xica dijo...

Ese es el problema, no es mucha la elección, y cada vez, todos se parecen más.
Que irremediable certeza.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

¡Qué irremediable certeza!
Xica, nos sobran los malos,
los dictadores, los palos
la suciedad, la vileza.
Me pregunto, ¿cuándo empieza
la verdad a hacerse un rumbo?
Estamos de tumbo en tumbo
sin aprende la lección...
¡Vaya maldita elección
o me suicido o sucumbo!

Xica dijo...

Siendo honesta, a ratos creo que de esta no nos escapamos, que la cosa va de mal en peor, y que es casí imposible que salgamos vivos.
Y con vivos me refiero a vivos de alma y corazón, limpios de espíritu, y no tiene nada que ver con religiones o creencias, es la humanidad no más que se nos escapa, mientras de cuelan los últimos atisbos de lucidez.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

No claudiques la esperanza
-comprendo tu desencanto-
cuando el cuerpo sufre tanto
se hace trizas la templanza.
Sin embargo siempre avanza,
en medio de las hogueras,
la paz de las verdaderas
personas que hacen el bien.
Ante el odio y el desdén
queda luz y primaveras.

Xica dijo...

No perdere la esperanza, a pesar de mis palabras, mi espiritu joven es mas fuerte.
Creeme Jose Luis, que veo luz en muchas partes, y es de ellas que me sostengo, cada dia, para ser mas feliz.
En detalles, detalles...
¿ que es todo esto si no alucinantes detalles, uno tras otros?, sorpresivos y espectantes todos ante ellos.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Xica, no pierda la fe,
mantente clara en la lucha,
aprende, vive y escucha,
entrega aunque nadie dé.
Apréndete el abecé
de la existencia del hombre,
que la maldad no te asombre,
que la pena no te quiebre,
que tu corazón celebre
tu lealtad y buen nombre.

Xica dijo...

Lo hare.
Gracias por tan noble consejo.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Acá me tienes, María
para el consejo que quieras,
las palabras sin fronteras
navegan de noche y día.
Recuerda que la alegría
es un arma indispensable
para vencer al culpable
de entristecer nuestra casa.
Ríe, la risa traspasa
los huesos del miserable.

Xica dijo...

Gracias a Dios y a Nossa Senhora da Aparecida (como decía una amiga brasilera), si algo no me falta, mi estimado consejero, es la risa y la sonrisa.
Herencia genética o suerte del destino, da igual, el asunto es que lo disfruto, y cada vez que puedo, suelto un risa, para atravesar a los mas duros. La risa es buena, para el alma y la pena. Para estos cuestionamientos globales, en los que tan poco podemos hacer, eso pareciera al menos, una buena risa ayuda a alivianar esta densidad que a veces envenena.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Por la nuestra y siempre amable
Senhora da Aparecida,
digo que tienes la vida
armoniosa y favorable.
La risa es siempre amigable
para el alma, y en la pena
es una palabra buena,
Xica, que llega de lejos
para limpiar los espejos
con su sonrisa serena.

Xica dijo...

Y ud, Jose Luis, como es para sonrreir?

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Yo me río a carcajadas
de la vida y de la muerte,
si estoy triste río fuerte
contra angustias y emboscadas.
Mi risa va en clarinadas,
llega a los bordes, se abisma,
es ruptura, espacio, cisma,
es luz en la noche negra;
cando me río se alegra
hasta la tristeza misma.

Xica dijo...

Ya quisiera yo, compartir una buena sonrisa, de esas que hacen carcajeadas oleantes.
Quizás alguna vez, en compañía de un buen puño de estrellas, nos toque reír a la par.
Quizás ya lo hemos hecho...
Atravesando, ríos, cordilleras y mares, por que la energía de la risa, créame, es unificadora, como debieran ser todas las cosas.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

Estoy de acuerdo contigo
la sonrisa salva, unifica,
limpia el alma, purifica,
es agua para el amigo.
Para el hambriento es el trigo,
es cura en la soledad,
en las mentiras, verdad,
en la lucha un aliciente,
una interminable fuente
de goces y de amistad.