lunes, 3 de septiembre de 2007

Felix, segundo huracán de la temporada


Viene Félix, como el gato
que vimos en nuestra infancia,
agazapado, a distancia,
listo para dar mal rato.
Otra vez, pagan el plato
(pagarán) los desvalidos,
con sus tormentas y ruidos,
esparciendo sangre y muerte;
viene creciendo, está fuerte,
con sus vientos decididos.

2 comentarios:

Jose Villegas dijo...

Este Felix no gato no liebre
nos pone en un punto de quiebre.
Viene con sus vientos
a destrozar nuestros aposentos.
Que hacer? a quien acudir?
nada, no te dejes confundir.
Solo estar preparado
asi Felix sera un gato en estofado.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

De eso se trata la vida
de estar siempre preparado,
no dejar que sea el dado
quien decida la partida.
Saber también la medida
de nuestra preparación,
aprender de la lección,
de los errores de ayer,
reflexionar, aprender,
vivir prestando atención.