jueves, 2 de agosto de 2007

Japón: Norihiko Akagi renuncia por escándalo


Dicen que la corrupción
es latinoamericana,
por dar la contra se ufana
de ser corrupto, Japón.
¿Recuerdan al pobretón
Ministro de Agricultura
que decidió —por ventura—
asesinar su maldad?
Su reemplazo, ¡que igualdad!,
tambien roba, ¡qué primura!

No hay comentarios: