miércoles, 22 de agosto de 2007

Perú: Denuncian a funcionarios por desvío de donaciones


¡Ojo con las tentaciones!
Después del sismo terrible
llegó a Perú un ostensible
número de donaciones.
Amables contribuciones
que la gente solidaria
del mundo dio visionaria,
llena de significados,
para los damnificados
de esa tarde sanguinaria.

Ahora se ha descubierto,
con vergüenza y con horror,
que unos cuantos —sin honor—
roban a cajón abierto.
Jugar con el hambre cierto
de los pobres es de fieras.
Hienas, chacales, panteras,
almas de sapo y arpía,
¡con sus cuerpos prendería
el fuego de mil hogueras!

4 comentarios:

Jose Villegas dijo...

Dios hijo de puta devuelveme las ciudades que con tanto dolor construimos y que tan facilmente destruiste, porque desde chico nos dijeron que eras TODO verdad, la naturaleza, el mar, los vientos y la furia de todos ellos.
Si algun impensable dia tengo la desdicha de encontrarte creeme que no tendre mas gozo y felicidad que decirte: Que maldito cabron siempre fuiste Dios hijo de puta.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

No sé de Dios ni del Diablo,
sé del hombre —sangre y tierra—
que vive en eterna guerra
entre el jardín y el establo.
Sé del inútil vocablo
si el verbo no está en acción,
sé de la sabia lección
de la solidaridad
y sé que hay una verdad
detrás de cada traición.

Jose Villegas dijo...

Estimado Jose Luis, no se si la tonica sea responder en rima, adoro la literatura pero la poesia siempre me fue esquiva, intentare ensayar algo de vez en cuando.

JOSÉ LUIS MEJÍA dijo...

No te me alarmes, José,
soy yo quien sigue los versos
pues todos mis universos
llevan la sal de esa fe.
En donde ponga mi pie
habré de versificar,
así como llega el mar
a la playa y se regresa,
así mi verso confiesa
que es pantano y es altar.