miércoles, 12 de septiembre de 2018

Simétrica historia de amor

Su tristeza era absoluta,
su alegría contagiosa,
que eran la espina y la rosa,
como el gusano y la fruta.
Contradictorios, la ruta
los llevaba hacia el fracaso;
tercos fueron, paso a paso,
buscando el lugar común,
y así lo intentan aún
entre el alba y el ocaso.

No hay comentarios: