jueves, 9 de noviembre de 2017

Ruido

Nadie se escucha, que el ruido
nos deja sordos, extraños,
viendo fantasmas —engaños—
y desenterrando olvido.
Se vuelve desconocido
quien era hermano; la herida,
cicatriz; la fe, homicida.
Nadie se escucha. La urgencia
nos va llenando de ausencia
e intoxicando la vida.

No hay comentarios: