jueves, 23 de noviembre de 2017

Rumbos

El camino nunca es largo
cuando se va en compañía
del amor —de su alegría—
que hace dulces de lo amargo.
Vivir es cruel, sin embargo,
también es noche de estrellas,
recuerdos de tardes bellas,
esperanza de un futuro
sin odio ni sed; sin muro
que detenga nuestras huellas.

No hay comentarios: