sábado, 12 de diciembre de 2009

La enfermera de ancianos

No les tengo piedad, asco tampoco,
son mi trabajo, yo los necesito
igual que ellos a mí. Cuando los grito
no es por malvada. Limpio baba y moco.

Ellos son mi futuro. Si los toco
su piel gastada nubla el infinito.
Pues son lo que seré yo les permito
sus vómitos y orines; pero poco.

Ya enterré como a diez. Respiran muerte,
se deshacen sin prisa entre mis manos;
se hace piltrafa el músculo más fuerte.

Recibo sobras, no seres humanos.
Soy la última carta, la sin suerte,
soy enfermera en un hogar de ancianos.

1 comentario:

Max dijo...

Hola Jose Luis:
golpeas fuerte, es real con quién lo experimentaste o viste?
Cuando veo personas cercanas a la muerte trata de agradecer por lo que vivieron y darme la oportunidad de conocerlos
Un Abrazo
MAX