jueves, 12 de noviembre de 2009

¿Fuego contra fuego?

¿Combatimos el fuego con el fuego?
¿Respondemos la muerte con la muerte?
¿Se trata de mostrar quién es más fuerte,
quién tiene más vileza o desapego?

¿Quién inventó las reglas de este juego?
¿La vida, la política, la suerte,
un dios callado, pálido o inerte
o la inutilidad de nuestro ruego?

Tienta darle al tahúr la otra mejilla,
tienta darle al canalla ese perdón
que no conoce su moral de arcilla.

Tienta ser bueno; pero no hay razón
para vivir en sombra y pesadilla
cuando se tiene puño y corazón.

No hay comentarios: