domingo, 11 de octubre de 2009

El de la Paz

Debieron darle el de Literatura
por su libro -total, no importaría-,
o, por la crisis, el de Economía,
total, la recesión no nos apura.

Tal vez de Medicina, si nos cura
con su excesiva dosis de alegría;
de Física, total, su simpatía
es energía -dicen que muy pura-.

De Química, si quieren, pues transforma
el mal en bien -ilusionista audaz-
y la Ley del Talión en buena norma.

Pudo ser cualquier Nobel, justo, asaz
-pudo calzar muy bien en cualquier horma-,
¿pero no fue muy mucho el de la Paz?

1 comentario:

José Leonardo Riera dijo...

Estoy totalmente de acuerdo.

Esto es maravilloso tanto en lo que dice, como en cómo lo dice.

Felicitaciones por hacer de las injusticias el motivo de nuestras artes.

Sigue así! ^_^!